Comentarios del foro

Artículo 103 - DEL RÉGIMEN DE JUBILACIONES
In Artículos 86 al 106
vicents.70
28 sept 2020
El Fondo de Jubilaciones del Poder Legislativo es inconstitucional: El artículo 103 de la Constitución Nacional preceptúa “Dentro del sistema nacional de seguridad social, la ley regulará el régimen de jubilaciones de los funcionarios y los empleados públicos, atendiendo a que los organismos autárquicos creados con este propósito acuerden a los aportantes y jubilados la administración de dichos entes bajo control estatal. Participarán del mismo régimen todos los que, bajo cualquier título, presten servicios al Estado. La ley garantizará la actualización de los haberes jubilatorios en igualdad de tratamiento dispensado al funcionario público en actividad”. La exigencia constitucional es clara en cuanto que todos los funcionarios que prestan servicios al Estado, incluidos los senadores y los diputados, deben participar “del mismo régimen” jubilatorio. Esto significa que los legisladores no deben crear por su cuenta un Fondo de Jubilaciones propio, exclusivo, con normas y prácticas diferentes o distintas a las que rigen para los demás funcionarios del Estado paraguayo. La Ley Fundamental no admite en materia jubilatoria discriminaciones por razón de la actividad de los beneficiarios. El artículo 102 de la Constitución Nacional es explícito y claro, cuando preceptúa que los derechos establecidos deben gozar los funcionarios y empleados públicos en un “régimen uniforme”. La uniformidad es un principio estructural de todos los instrumentos de la seguridad social, y el régimen de las jubilaciones y pensiones es uno de ellos. “Consiste en la eliminación de desigualdades entre las personas que deben ser objeto de prestación; excluye la posibilidad de discriminación por razón de edad, sexo, raza, estado civil o actividad ocupacional. En virtud de este principio, las normas de seguridad social en cuanto a estimaciones, prestaciones y condiciones para recibirlas, deben ser las mismas para todos los beneficiarios”. Otro aspecto de este principio se refiere a la uniformidad de los requisitos para obtener las prestaciones; en realidad, no es conveniente desde el punto de vista técnico y finalista de la seguridad social que se exijan condiciones diversas para obtener las prestaciones, ya sea con relación a sectores determinados o con algunas regiones del país. El principio de uniformidad tiene gran importancia cuando se trata de determinar los plazos de espera o periodos de calificación, los mínimos de cotizaciones para recibir los beneficios, o las edades mínimas para obtener las jubilaciones o las pensiones de vejez. Cualquier discriminación en estos puntos, además de significar una solución injusta, complica enormemente toda la estructura de protección, originando problemas de orden práctico de difícil solución. Lo que se pretende (con el principio constitucional de la uniformidad), es que a igualdad de situaciones corresponda igualdad de prestación, por aplicación de la justicia distributiva y para evitar tensiones dentro de la sociedad. Por otra parte, “las técnicas modernas de administración pública son contrarias a la multiplicación de órganos estatales que desempeñan una misma función; esta variedad de atribución corrompe a la actividad del Estado en que se produce; además, la multiplicación de órganos administrativos con funciones idénticas o similares encarece el costo de los servicios, lo que implica la reducción de las prestaciones en calidad y en cantidad; a esto debe agregarse que las diversas instituciones pueden más fácilmente soslayar sus responsabilidades, dejando sin protección a los necesitados”. En síntesis: según la Constitución Nacional, una sola institución debe administrar las jubilaciones y pensiones del sector público. El Fondo de Jubilaciones y Pensiones para miembros del Poder Legislativo constituye un zarpazo más de la prepotencia de los politiqueros instalados en los órganos del Estado, para arrogarse beneficios de privilegio injusto, discriminatorio e inconstitucional. Y finalmente los parlamentarios no reciben salarios, sino DIETAS por participar en las reuniones tanto de las comisiones asesoras, como de las plenarias.
0
0

vicents.70

Más opciones